Síguenos en:

PANORAMA GENERAL

La relevancia de un ritmo más elevado de crecimiento económico, mayor inversión pública y privada que contribuya a crear más empleos, así como un ambiente de finanzas públicas sanas, son aspectos fundamentales que deben apuntar a un solo objetivo: reducir la pobreza y la desigualdad.

Las cifras de COENVAL, disponibles para 2016, indican que 53.4 millones de personas están en situación de pobreza, esto es 3.9 millones más que en 2008. No obstante, la población en situación de pobreza extrema se redujo en 3 millones de personas.

Sin embargo, al observar los indicadores de carencia social se aprecian resultados favorables prácticamente en todos. Resalta el indicador que refleja la carencia por acceso a servicios de salud, en donde se reporta la disminución de 23.8 millones de personas en esta condición, que en buena medida se atribuye al avance de la cobertura mediante el seguro popular.

La población con carencia por acceso a servicios de seguridad social se redujo en 4.1 millones. Sin embargo, 68.4 millones de personas siguen estando en esta situación.

A pesar de estos resultados muestran disminución que no necesariamente mejora el nivel de vida, la cobertura de servicios aumenta, su calidad es aún muy cuestionada.

El poder adquisitivo de la población, muestran una mejora en el primer trimestre, todavía el 39.1% de la población tiene un ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria.

En este contexto es fundamental que próximo gobierno tenga claro cuáles serán las políticas públicas y los mecanismos que utilizarán para lograr un beneficio real de los hogares. Las propuestas se deben centrar en estimular la inversión para incrementar la capacidad de generación de empleo, como el principal factor para reducir la pobreza.

Esto implica que los 6,489 programas y acciones de desarrollo social que tiene inventariados CONEVAL (152 federales; 2,528 estatales; 3,811 municipales) en todo el país no han tenido el efecto adecuado para mejorar el bienestar de las familias. Es importante señalar que el presupuesto ejercido tan solo en los programas y acciones federales en 2017 ascendió a 875.5 miles de millones de pesos, lo que representó 17.7% del gasto total. Si se consideraran los primeros cuatro deciles de hogares para que recibieran dichos recursos, es decir, más de 13 millones de familias, esto representaría un ingreso anual para cada una de ellas de 65 mil pesos.

ECONOMÍA NACIONAL

PRODUCTO INTERNO BRUTO

Con base en cifras desestacionalizadas del INEGI, se observa que la economía mexicana mostró un crecimiento de 1.1% durante el primer semestre del 2018, resultado que contribuyó para que la economía creciera 2.3% en comparación con el primer trimestre del 2017. Es importante mencionar que esta variación anual es la mayor en los últimos tres trimestres, es importante hacer notar que las actividades terciarias volvieron a ser las más dinámicas, ya que por segundo trimestre consecutivo tuvieron un crecimiento de 1.1%, en su comparación anual, estas actividades crecieran 2.9%, las actividades primarias tuvieron un crecimiento trimestral de 0.9%, que fue menor al de los pasados dos trimestres. Sin embargo, su tasa de crecimiento anual fue de 5.2% la más elevada de los últimos 13 trimestres.

El sector secundario tuvo un crecimiento trimestral de 0.9%, el avance más pronunciado en los últimos 10 trimestres, contribuyó para que su comparación anual reflejara un incremento de 0.3%.

El avance de las actividades secundarias respondió principalmente al repunte del sector construcción que en el primer trimestre del año tuvo un avance de 2.8% respecto al periodo inmediato anterior, lo que permitió que en términos anuales retornara a rangos positivos al elevarse 2.5%, la actividad manufacturera se mantuvo sin cambio en el primer trimestre del año. Este comportamiento propició que en términos anuales reportara un avance de 1.0%, que es el más bajo en los últimos seis trimestres.

La minería se mantiene una tendencia negativa, las cifras indican que en el primer trimestre la minería se contrajo a una tasa trimestral de 0.9%, lo que se reflejó en una caída anual de 6.1%.

ACTIVIDAD INDUSTRIAL

En abril la actividad industrial del país reportó una caída de 0.4%, lo que fue su segundo mes consecutivo a la baja, a pesar de en términos anuales esto significó una variación positiva de 0.2%.

La construcción se observó un descenso mensual de 0.6%, en términos anuales reportara cifras positivas al incrementarse 3.8%. El segmento de edificación reportó una disminución mensual de 0.2%, aunque en términos anuales registró un avance de 8.5%. La construcción de obras de ingeniería civil se contrajo 2.9% en el mes, lo que propició una caída anual de 11.6%, que además acumuló 25 meses consecutivos con cifras negativas.

La minería interrumpió su trayectoria descendente al mostrar un repunte mensual de 1.4%. Sin embargo, en este caso no impidió que su variación anual siguiera reportando cifras negativas al contraerse 6.2%.

La industria manufacturera volvió a terreno negativo en abril al reportar una caída mensual de 2.3%, en términos anuales la producción manufacturera siguiera creciendo, su avance fue muy moderado, al mostrar un avance de solo 0.1%.

INVERSIÓN FIJA

La inversión fija bruta regresó a terreno negativo al reportar una disminución mensual de 0.5%, comparación anual que mantuvo cifras positivas al reportar un incremento de 1.9%, se atribuye principalmente a la caída mensual de 2.5%, que registró la inversión en construcción.

La inversión residencial se contrajo a un ritmo mensual de 3.2%, en tanto que la no residencial lo hizo en 0.2%.

Todos los indicadores que integran la inversión en construcción reportaran variaciones negativas: el indicador total cayó 1.6%, el relacionado con la inversión residencial se redujo 0.3% y el no residencial tuvo una baja de 2.4%. En este último caso acumuló 24 meses consecutivos con cifras negativas.

La inversión en maquinaria y equipo aumentó 2.2% como consecuencia del avance de 6.5% en la inversión en maquinaria y equipo nacional, en tanto que la de origen importado se contrajo 0.5%, en términos anuales, el indicador total de inversión en maquinaria y equipo creció 8.4%, la de origen nacional 6.5% y la importada 10.7%.

INFLACIÓN

 Durante mayo se reportó una disminución de 0.16%, la inflación anual mantuvio su tendencia a la baja al registrar un incremento de 4.51%, que es la menor desde enero del 2017.

Respondió principalmente a la disminución de 1.38% en el subíndice de precios no subyacente, el rubro de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno observó un descenso de 1.56%, donde resalta la baja de 22.32% en el costo de la electricidad, los precios de productos agropecuarios tuvieron una disminución de 1.07% en el mes, las bajas de 40.88% en el precio del limón, de 19.05% en el del melón y de 11.93% en el del jitomate, la inflación anual no subyacente se ubicó en 6.99%.

CONSUMO

Las cifras del INEGI indican que en marzo las ventas de establecimientos minoristas tuvieron un avance mensual de 0.9%, comparación anual mejorara notablemente al reportar un crecimiento de 3.4%, que fue el más alto en los últimos 11 meses.

El avance mensual de las ventas al menudeo se atribuye al incremento en cinco de los nueve segmentos que sobresalen las ventas de tiendas de autoservicio y departamentales que crecieron 4.8%, mientras que las departamentales aumentaron 2.9%. Le siguieron las ventas de enseres domésticos, computadoras, artículos para la decoración de interiores y artículos usados con un alza mensual de 4.4%, donde destacó el incremento de 16.7% en la venta de artículos usados.

La comparación anual, con tres rubros de ventas reportaron cifras negativas: Las ventas exclusivamente a través de Internet y catálogos impresos, televisión y similares cayeron 11.2% anual; las de abarrotes, alimentos, bebidas, hielo y tabaco 1.4% y las de vehículos de motor, refacciones, combustibles y lubricantes bajaron 0.2%.

MERCADO LABORAL

De acuerdo con los resultados de la ENOE, en el primer trimestre del presente año la población ocupada en el país sumó 52.9 millones de personas, lo que significó un aumento de 1.1 millones respecto al mismo lapso del año pasado

El acceso a los servicios de salud es un factor determinante de la calidad del empleo en nuestro país. Los resultados indican que del aumento total de 1.1 millones de personas en la que se incrementó la población ocupada en el último año, solo 472 mil consiguieron un empleo con acceso a los servicios de salud. La población ocupada con este beneficio sumó 19.2 millones de personas, que representó el 37.2% de la ocupación del país, que es uno de los porcentajes históricamente más altos, es evidente que los 32.6 millones que no cuentan con esta prestación es señal de los esfuerzos que se deben realizar para mejorar las condiciones laborales.

SECTOR EXTERNO

La actividad exportadora del país sigue creciendo de una manera importante a pesar de la elevada volatilidad del tipo de cambio. Lo que representó un incremento anual de 17.0%, lo que significó su mayor avance desde julio del 2011.

En el caso de las exportaciones petroleras, se aprecia una recuperación importante al reportar un incremento anual de 54.4%, alza del precio internacional de crudo que propició que la mezcla mexicana se cotizara en abril en 58.08 dólares por barril, superando en 33.5% su nivel del año pasado, así como del aumento de 24.5% en el volumen exportado, que promedio 1.265 millones de barriles por día durante abril.

Las exportaciones no petroleras mantuvieron un incremento anual de 15.0%, avance más pronunciado desde octubre del 2012. El crecimiento de 14.9% en las ventas de productos manufacturados, que debido a su mayor importancia relativa, fue el origen de poco más del 90% del incremento en la manufactura total. Las ventas al exterior de productos agropecuarios y extractivos también mostraron un comportamiento favorable al reportar avances de 13.9% y 18.3%, respectivamente.

La importación de bienes también mantuvo su tendencia al alza  incremento de 21.4%, respecto al mismo mes del año pasado, que fue su mayor avance desde mayo del 201, el mayor dinamismo se registró en la importación de bienes de consumo al incrementarse a una tasa anual de 26.1%, seguida de la adquisición de bienes de capital que creció 25.8%, lo cual es una buena señal en la evolución de la inversión. Por su parte, la importación de bienes intermedios aumentó 20.0%.

Economía de los Estados Unidos

El primer trimestre del año la economía creció 2.2%. A pesar de que el ritmo de crecimiento de la economía de los Estados Unidos sigue siendo favorable, se debe hacer notar que este avance fue el menor de los últimos cuatro trimestres.

La tasa de desempleo mantuvo su tendencia a la baja para que en mayo se ubicara en 3.8%, lo que representa su nivel más bajo desde abril del año 2000.

Fuente: Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, “CEESP”