Síguenos en:

Panorama General

A pesar de que la actividad económica reporta resultados positivos, ha mantenido una ligera tendencia a la baja en los últimos meses, los indicadores muestra una moderación en el ritmo de avance en estas actividades que puede convertirse en un freno más que en un motor de crecimiento.

Por el lado del sector externo, la renegociación del TLCAN la que determine en buena medida la evolución del intercambio comercial de México, el mercado interno, las señales apuntan hacia una moderación en el consumo, se observa que el pronóstico del PIB para el 2017 fue de 2.10%, después de un ligero ajuste a la baja.

 

El 2017, en dólares, las remesas continuaron llegando, propició un efecto contrario sobre la evolución de las remesas en pesos. En el periodo enero – septiembre ingresaron al país 401 mil millones de pesos, 34 mil millones más que en el mismo lapso del 2016, aunque poco menos de la mitad de lo que recibió el país en el 2015.

La inflación tiene un rápido crecimiento en lo que va del año, ha incidido negativamente en el poder adquisitivo. Si se excluye el efecto inflacionario de las remesas acumulan cuatro meses consecutivos con variaciones negativas, la caída anual de 13.5% real durante septiembre.

El tipo de cambio incidió en la evolución de las revisiones de salarios contractuales, las cuales muestran cifras negativas en los nueve meses que se tiene registro para el presente año. Evidentemente, esto tiene un impacto negativo sobre la evolución del consumo.

 

La inflación durante octubre que la llevó a niveles de 6.37%, nivel más alto registrado en los últimos 15 años, impactando negativamente en el poder adquisitivo de los hogares. Un rápido incremento de las tasas de interés, con el objetivo de evitar mayores presiones inflacionarias. Sin embargo, esta medida encareció el crédito al consumo. De acuerdo con los datos del Banco de México, tan solo en lo que va del año la TIIE aumentó en poco más de 1.5 puntos porcentuales, propiciando que el financiamiento al consumo redujera significativamente en 2016 el financiamiento al consumo creció 10.2% anual, en septiembre del presente año aumentó solo 2.7%. La actividad productiva también muestra señales de debilidad en términos anuales, su comparación fuese negativa en 1.0%, con lo que acumuló tres meses consecutivos a la baja.

 

México

La inflación anual se ubicó en 6.37%, cifras desestacionalizadas indican que en septiembre la producción industrial tuvo una caída mensual de 0.4%, respondiendo principalmente a la baja de 6.2% en la producción minera y a la disminución de 0.1% en la manufacturera. Por el contrario, la generación de electricidad, agua y gas aumentó 1.8%, en tanto que la construcción lo hizo en 0.8. De esta manera, la variación anual de la actividad industrial del país mostró una caída de 1.0%, con lo que acumuló tres meses consecutivos con cifras negativas.

La inversión fija bruta tuvo un repunte de 1.5%, aumento de 1.9% en la adquisición de maquinaria y equipo, especialmente importada, que creció 3.3%, la inversión en construcción se contrajo 0.1% en el mes, la variación anual del indicador general de inversión fue de 0.1%.

 Fuente: Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.