Síguenos en:

El debilitamiento que muestra la actividad económica desde mediados del año pasado refleja la combinación de diversos factores tanto externos como internos. Por el lado externo, la economía mundial vio un periodo de debilidad que al parecer muestra un cambio de tendencia en el primer trimestre del presente año.

El presidente Trump anunció recientemente su decisión de aplicar un arancel de 5% a todos los productos mexicanos a partir del próximo 10 de junio, Trump amenazó con que dicho arancel se irá incrementando mes a mes hasta llegar a 25%, mientras no haya una solución favorable a la exigencia del gobierno estadounidense al tema de migración.

El aumento o imposición unilateral de tarifas comerciales por parte de Estados Unidos va en contra de la legislación mundial de comercio y de las reglas del TLCAN vigente y de lo que será el T-MEC. Ello hace difícil creer que la amenaza sea seria.

No obstante, la actitud reflejada por el Presidente de EEUU no permite descartar la posibilidad de que en efecto se impongan dichas medidas. Si ese fuese el caso, el efecto sobre la economía mexicana sería sin duda importante; el mercado cambiario ya reacciona ante esa nueva fuente de incertidumbre con depreciación significativa del peso frente al dólar.

En el ámbito interno, el debilitamiento de la actividad económica de México se acentuó al reportar una caída de 0.2% en términos anuales se mantuvo en terreno positivo al reportar un avance de 0.1%, este fue su menor avance desde el último trimestre de 2009 y también el más bajo para el primer trimestre de cada uno de los últimos cuatro sexenios.

Este comportamiento se puede atribuir tanto a un menor ritmo de crecimiento de la economía global, como a la debilidad de la demanda interna, que se vio afectada por factores tales como los problemas de distribución de gasolinas, los bloqueos a las vías férreas en Michoacán y los conflictos laborales en Matamoros.

En el Informe Trimestral Enero-Marzo 2019, el Banco de México confirmó que la actividad económica del país continúa debilitándose, llevándolo a corregir a la baja su pronóstico de crecimiento para el 2019, de un rango de 1.1% a 2.1% a uno de 0.8% a 1.8%. El Banco Central decidió mantener sin cambio su expectativa para el 2020 en un rango de 1.7% a 2.7%.

La inquietud que han creado las políticas del nuevo gobierno no genera incentivos adecuados para la inversión. Ello, desde la cancelación del NAIM, hasta el anuncio de que la refinería de Dos Bocas se iniciará sin haber dado a conocer el estudio de impacto ambiental y, más importante aún, sin el análisis de beneficio-costo al que obliga la Ley de responsabilidad hacendaria y presupuesto.

Un entorno como este, aunado a las nuevas presiones del gobierno estadounidense pueden inhibir aún más la posibilidad de elevar el ritmo de avance de la economía, alejando cada vez más el objetivo de poder lograr tasas de crecimiento de 4%.

México

El índice global de personal ocupado reportó una disminución mensual de 0.1% primera variación negativa en los últimos siete meses.

El reporte del INEGI indica que en el cuarto mes del año la tasa de desocupación se ubicó en 3.5%, una décima de punto porcentual por debajo del porcentaje observado un mes antes.

Estados Unidos

Durante el primer trimestre del año el PIB creció a una tasa anualizada de 3.1%

CENTRO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS DEL SECTOR PRIVADO “CEESP”