Síguenos en:

CONTEXTO HISTÓRICO

La apertura comercial de México tuvo lugar en un primer momento mediante su adhesión al GATT1 a partir de 1986; en tanto que su integración comercial, principalmente en la región de América del Norte, se profundizó a través del TLCAN desde 1994 hasta el presente.

La apertura comercial ha generado importantes beneficios económicos, ampliamente documentados, la dinámica de las exportaciones de 50.7 billones de USD a 437.0 billones de USD nominales entre 1994 y 2017), (la inversión extranjera directa acumulada hacia México ascendió a 560.2 billones de USD entre 1994 y el primer trimestre de 2018); y una transformación de la estructura productiva de la economía hacia actividades con mayor presencia manufacturera

Sin embargo, el crecimiento de la economía mexicana sigue siendo modesto; tampoco convergencia entre el ingreso per cápita de México respecto a sus socios comerciales, el ingreso per cápita de los mexicanos con 9,304 USD anuales considerablemente menor al de los socios comerciales del TLCAN

El crecimiento de México dirigido por las exportaciones, en gran medida para atender los mercados de América del Norte (84% de las exportaciones no petroleras mexicanas entre enero y mayo de 2018 se dirigieron al mercado de América del Norte).

En particular, el TLCAN es un andamiaje institucional que ha ofrecido certeza a los diversos agentes económicos y promovido la conformación de estándares de producción, en función de una demanda y requerimientos específicos en esta región. En efecto, el ciclo de la producción manufacturera de México está fuertemente vinculado al ciclo de la economía de Estados Unidos.

SITUACIÓN ACTUAL

El contexto internacional actual, cambios institucionales que apoyan una vuelta a un proteccionismo económico en otras regiones, ha colocado en el debate la factibilidad o imposibilidad de una estrategia de diversificación comercial.

Frente a lo anterior, conviene considerar que México mantiene un déficit comercial creciente con las principales economías de Asia, México registró un superávit con Estados Unidos por 55.75 billones de USD a mayo de 2018 y un déficit con Asia (de 51.93 billones de USD) y Europa (de 12.7 billones de USD).

El interés central ha sido fortalecer la senda de progreso comercial manteniendo el TLCAN. Esto es pertinente porque la diversificación comercial debe ser vista como una    estrategia complementaria y no como una sustitución del intercambio comercial entre México y América del Norte.

A pesar de esta concentración del comercio de México en América del Norte, México ha registrado una diversificación gradual de sus exportaciones en las dos décadas más recientes; 88.2% de las exportaciones mexicanas tuvieron como destino los mercados de Estados Unidos y Canadá en 2000 (Gráfica 5a), en tanto que estas disminuyeron su importancia en estos dos mercados a menos de 80% en 2016 (Gráfica 5b). En particular, las exportaciones mexicanas redujeron su importancia hacia Estados Unidos en casi 10% en el período referido (es decir, de 83.6% a 73.9% del valor de las exportaciones mexicanas totales), lo que sugiere una diversificación relativa de las exportaciones mexicanas hacia otros mercados geográficos.

Junto a los doce tratados comerciales celebrados por México con 46 países, México mantiene un intercambio comercial con diferentes regiones que ofrecen una oportunidad de diversificación

México ha logrado avances importantes que ponen un precedente para su diversificación comercial; recientemente, esta nación ha celebrado un acuerdo comercial mediante la firma del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) en marzo de 2018, así como la creación de la Alianza del Pacífico en abril de 2011, el área del CPTPP representa casi 15% del comercio mundial; atrae 13% de la inversión extranjera directa (datos de IED en 2016), aporta 13.2% del PIB mundial y comprende 506 millones de consumidores potenciales (datos de 2017).

CONDICIONES DE LA DIVERSIFICACIÓN

La diversificación de mercados forma parte de las propuestas del Proyecto de Nación de la Administración Federal que asumirá funciones a finales del presente año (PEJENOMICS, 2018); De hecho, se han hecho del conocimiento                             público algunas intenciones  tendientes        a          la diversificación. En este caso, junto a una transición ordenada de la renegociación actual del TLCAN, también es importante identificar aquellas condiciones económicas en México sobre las que la diversificación es una estrategia factible o al menos previsible, con la finalidad de diseñar estrategias realistas en el mediano plazo.

 

Diversificación de exportaciones versus tamaño del mercado

Las economías con mayor grado de diversificación de sus exportaciones fueron Italia, Países Bajos y Estados Unidos. México, se ubicó en el lugar número cincuenta de un total de 187 economías, , por atrás de China, Canadá, Sudáfrica, Hong-Kong-China y Corea del Sur, entre otros.

Conviene distinguir entre el tamaño del mercado para los productos exportados de cada país/región y su grado de diversificación comercial. De acuerdo con el valor de sus exportaciones, la economía mexicana ocupó el lugar número trece con un monto de 409.4 billones de USD en 2017 (lo que equivalió a 2.4% de las exportaciones mundiales.

La diversificación conlleva un costo no sólo monetario, sino de búsqueda de información sobre el funcionamiento de los mercados, entre otras cosas, posibles obstáculos de entrada en mercados diversificados y diferentes grados de competencia económica).

 

Diversificación de exportaciones y crecimiento económico

 

Existe evidencia empírica y teórica que muestra que las economías con mayor diversificación de sus exportaciones tienden a crecer a tasas más elevadas y contrarrestar los efectos de choques comerciales, en virtud de que sus exportaciones se colocan en diversos mercados

las economías con los niveles más bajos de diversificación comercial registraron tasas de crecimiento negativas de su ingreso per cápita, el crecimiento de las exportaciones (si bien no necesariamente su diversificación) ha sido motor del crecimiento de la economía mexicana. Es decir, conviene distinguir entre un modelo económico con base en un “crecimiento dirigido            por exportaciones” y otro impulsado por la “diversificación de sus exportaciones”.

Caso de México, la proximidad geográfica con sus dos socios de América del Norte, el tamaño del mercado  regional            (vgr.     las exportaciones e importaciones del TLCAN   contribuyen con, respectivamente, 13.5% y 18.3% del valor mundial, han sido factores determinantes para que las exportaciones mexicanas graviten en este mercado regional. Sin embargo, la contribución del TLCAN en el comercio mundial ha perdido importancia, de 21.6% a 15.9% entre 2001 y 2017

 

Experiencia en la producción y diversificación de mercados

Un aumento de la oferta exportable puede requerir inversión en capacidad instalada adicional, así como experiencia en la manufactura y conocimiento de la demanda en mercados externos. Un reto importante, en virtud de que la tasa de inversión nacional se ha mantenido con pocos cambios, en alrededor de una quinta parte del PIB en las dos décadas más recientes.

 

La diversificación de mercados también puede verse favorecida por el número de empresas exportadoras, el número de exportadores en México se redujo de 35,489 a 32, 669 entre 2000 y 2012;

 

Origen, perfil y “motto” de la inversión extranjera directa (IED)

Resulta poco factible pensar en una política industrial que no venga acompañada de un plan integral de crecimiento de la inversión (pública y privada). En el caso de la inversión extranjera, Estados Unidos ha sido el principal origen de los flujos de IED captados por México. La inversión de este país representó 48.7% de la IED hacia México.

 

Los principales países inversionistas en México registraron tasas de crecimiento negativas de IED hacia nuestro país, entre el primer trimestre de 2018 y mismo período del año previo (vgr. Alemania con -99.6%; Japón con -77.9% y Estados Unidos con -26.3%, entre otros comparten y defienden los principios del libre mercado y la competencia.

Los acuerdos comerciales ofrecen un andamiaje institucional para fortalecer el proceso de diversificación.

Existen un conjunto de condiciones que deben ser evaluadas en el proceso de diversificación.

El nivel de la oferta exportable y su correspondiente gasto de inversión para la expansión de la capacidad productiva.

El conocimiento de la demanda en mercados alternativos y la dificultad de entrada a un mercado.

Los costos asociados a la generación de información sobre el funcionamiento de mercados.

 

Establecer una jerarquía de mercados con base en el destino geográfico de su producción y participación de mercado.

La especialización de conocimiento.

Una producción eficiente Disponibilidad y uso de infraestructura y logística.

A diferencia de la fuerte integración de las cadenas de valor en América del Norte, resulta difícil anticipar que se pudieran establecer redes de producción similares en mercados físicamente más distantes de Asia y Europa.

Puede haber oportunidades de creación de comercio en mercados más distantes, pero es poco probable que este intercambio comercial de lugar a una cadena de valor con la eficiencia relativa lograda en la región de América del Norte.

La diversificación comercial, si bien factible en algunos mercados y nichos, debe ser entendida y promovida como una estrategia complementaria, de mediano plazo.

FUENTE: CENTRO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS DEL SECTOR PRIVADO. “CEESP”