Síguenos en:

Panorama General

Desde finales de 2016, la evolución del valor total de las exportaciones de mercancías muestra un repunte importante que se apoya por una parte, en el mejor desempeño del sector petrolero, como consecuencia de la tendencia ascendente que mantiene el precio internacional del petróleo y de una paulatina mejora en el volumen de exportación de crudo, y por otra, del favorable comportamiento del sector exportador manufacturero, en especial el sector automotriz.

Existe la preocupación de lo que suceda con la renegociación del TLCAN, la posibilidad de que la resolución sobre las renegociaciones del TLCAN se concrete hasta el próximo año (2019), abrir la posibilidad de un nuevo periodo de incertidumbre, la preocupación podría agudizarse en función de que el tiempo que se requiera para concretar la renegociación sea mayor.

El nerviosismo de que la renegociación del TLCAN no sea favorable para nuestro país, además de la intranquilidad generada por una mayor agudeza de las medidas proteccionistas iniciadas por los Estados Unidos, la intranquilidad de un entorno como este se puede reflejar en un efecto sobre el tipo de cambio, que también tendría incidencia sobre la inflación. En este entorno, la política monetaria tendría que responder con aumentos adicionales de las tasas de interés, que es un elemento que pude limitar un mayor ritmo de crecimiento de la economía.

Después de una suspensión temporal debido al proceso electoral de México, los trabajos de renegociación del TLCAN se reiniciarán antes de terminar julio, con la expectativa de que se pueda llegar a un acuerdo final en el tercer trimestre del año. Sin embargo, la posición del gobierno estadounidense de lograr el máximo beneficio de manera unilateral podría alargar este lapso, que como ya mencionamos, podría entrar en una nueva pausa ante la cercanía de las elecciones intermedias en los Estados Unidos, y ya con un nuevo Congreso, llevar la renegociación hasta el próximo año.

Si bien la fortaleza del mercado interno es fundamental para sentar las bases de un crecimiento sólido y sostenido, el sector externo lo complementa de tal manera que es la combinación perfecta para que el país se mantenga como un atractivo socio comercial y un destino clave para la inversión extranjera.

México

Durante junio los precios al consumidor reportaron un incremento de 0.39%, lo que significó el aumento más pronunciado para el mismo mes desde 2012,  el aumento de 2.29% en los precios del rubro de energéticos, donde la gasolina de bajo octanaje y el gas doméstico LP fueron los rubros con mayor incidencia tras haber reportado alzas mensuales de 5.85% y 1.45%, respectivamente,  en junio la inflación anual se ubicó en 4.65%,  en mayo la producción industrial reportó un repunte mensual de 0.1%, lo que en términos anuales mostrara un avance de 0.3%. La actividad industrial tuvo un aumento de 1.9% en la actividad manufacturera, el crecimiento de 9.1% en la fabricación de equipo de transporte y en el incremento de 3.7% en la fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos, en términos anuales mostraron crecimientos de 4.7% y 10.2%, respectivamente. La construcción tuvo su tercer baja mensual consecutiva al descender 0.9%. Si bien su variación anual fue positiva en 0.5%, la minería se observó una baja de 0.7% y una anual de 6.6%, que fue su caída número 48 de manera consecutiva, la generación eléctrica, agua y distribución de gas se contrajo en el mes 4.5% y de manera anual en 2.6%.

Estados Unidos

En Junio los precios al consumidor aumentaron 0.1%, el índice de energía disminuyó a pesar de que la gasolina tuvo un incremento de 0.5%, el cual fue compensado por la disminución de 1.4% en electricidad y de 1.7% en el servicio de gas, los precios de alimentos aumentaron 0.2%., la inflación anual se ubicó en 2.9%, que fue su mayor avance desde febrero del 2012.

FUENTE: CENTRO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS DEL SECTOR PRIVADO “CEESP”