Síguenos en:

Panorama General

La generación de empleos se ha mantenido al alza a pesar del bajo nivel de crecimiento económico.

Recientemente el INEGI dio a conocer los resultados de su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para el primer trimestre del año.

La población ocupada sumó 52.9 millones de personas, lo que significó un aumento de 1.1 millones respecto al mismo lapso del año pasado, esto permitió que como porcentaje de la Población Económicamente Activa representara 3.1%, su nivel más bajo desde el segundo trimestre del 2006.

Los resultados de la ENOE señalan que en el primer trimestre del presente año se identificó como población subocupada a un total de 3.6 millones de personas, lo que además de representar una disminución de 129 mil respecto al mismo lapso del año pasado, como proporción de la población ocupada representó 6.8%, que fue su nivel más bajo desde el tercer trimestre del 2008, otros indicadores que no necesariamente son tan favorables.

Del aumento total de 1.1 millones de personas en la que se incrementó la población ocupada en el último año, solo 472 mil consiguieron un empleo en donde les ofrecieron acceso a los servicios de salud.

Del total del aumento anual en el número de ocupados, 2.2 millones de personas lograron ocuparse con un ingreso de hasta dos salarios mínimos, mientras que la ocupación de quienes tienen ingresos superiores a los 2 salarios mínimos se redujo en 1.9 millones de personas.

Finalmente, la brecha laboral, que integra a los desempleados, subempleados y los disponibles para trabajar que están clasificados en la población no económicamente activa, concentró a 11.1 millones de personas, la necesidad real de empleos de tiempo completo que requiere actualmente el país, ha habido una mejora constante en el aumento de la población ocupada, pero también es claro que esta no se ha beneficiado de empleos de calidad. La mayor parte de la creación de nuevos puestos de trabajo se sigue concentrando en los niveles salariales más bajos y sin acceso a servicios de salud.

Fuente: Centro de Estudios Económicos del Sector Privado. “CEESP”