Síguenos en:

Resumen Ejecutivo

La estimación del PIB para el primer trimestre arrojó una tasa de crecimiento de 1.1 por ciento, el mejor comienzo para un año de todo el sexenio.

El Indicador Global de Actividad Económica presentó una disminución de -0.6 por ciento en enero y crecimiento de 0.7% en febrero. Implícitamente, anticipa que marzo fue muy buen mes.

La actividad industrial de marzo registró un estancamiento mediante disminuciones en minería, los “utilities” y la construcción. Sin embargo, las industrias manufactureras crecieron 2.1 por ciento.

La inversión fija bruta aumentó 0.5% en febrero, hilando tres meses de expansión robusta. No obstante, la caída en la construcción en marzo hace anticipar la posibilidad de una disminución en el último mes del trimestre.

El indicador mensual de consumo avanzó 0.2 por ciento en febrero, después de una caída de -1.2 por ciento en febrero, reflejo de una desaceleración significativo.

Las ventas reales de la ANTAD de tiendas totales disminuyeron -1.5 por ciento en abril, después de crecer 8.0 por ciento en marzo.

La confianza del consumidor avanzó 0.65 puntos en abril, rompiendo la racha de seis meses a la baja, mientras que el indicador de intenciones de compra aumentó por segundo mes consecutivo.

El flujo de 12 meses de remesas volvió a marcar un máximo histórico, sin embargo, en pesos reales sigue a la baja.

La inflación anual en abril bajó de 5 por ciento, al registrar 4.55 por ciento. Dado que la trayectoria descendente concuerda con la estimación de Banxico, no hubo modificación en la tasa de política monetaria en la junta del 12 de abril.

El tipo de cambio registró un máximo para el año de 19.5781 el pasado 8 de mayo, ante la incertidumbre renovada del desenlace del TLCAN y la fortaleza del dólar.

El marco macroeconómico previsto para 2018 anticipa una tasa de inflación más baja (3.9 por ciento) y ya no anticipa mayores modificaciones en la tasa de política monetaria.

 

PIB: Estimación oportuna del primer trimestre (Crecimiento trimestral))

Según el INEGI, la economía mexicana creció 1.1% en el primer trimestre del año. Es un excelente comienzo, ya que no solamente es el cuarto mejor crecimiento para un trimestre en lo que va del sexenio, además es el mejor primer trimestre de los últimos seis años.

Falta mucho para contar con el desglose del PIB por sus componentes del gasto (20 de junio), sin embargo, podemos intuir que se mantiene el consumo privado, hubo mejor desempeño en las exportaciones, aumentó el consumo de gobierno ante el proceso electoral, siguió disminuyendo la inversión pública y se repuso la inversión privada.

Posiblemente la sorpresa del trimestre estará en la renegociación del TLCAN, el proceso electoral, la política monetaria de Estados Unidos y la actitud agresiva de Trump hacia México.

Después de haber disminuido -0.6 por ciento en enero, el IGAE aumentó 0.7 por ciento en febrero.

La producción industrial prácticamente quedó sin cambio (-0.04 por ciento), en marzo respecto al mes anterior, mientras que se ubica casi al mismo nivel del mismo mes del año anterior.

La minería disminuyó -1.5 por ciento en marzo y mantiene su muy clara tendencia a la baja, principalmente como consecuencia de la disminución continua en la producción petrolera.

Por:Jonathan Heath 

Fuente: AMERICAN CHAMBER/MEXICO