Síguenos en:

Panorama General

La percepción de organismos y especialistas, nacionales y extranjeros, la inseguridad pública se ha convertido en uno de los principales factores que puede limitar el crecimiento del país.

En los primeros ocho meses del presente año el número de homicidios dolosos sumó un total de 18,835, cifra que además de superar en 17.6% el reporte del mismo lapso del año pasado es históricamente alta.

La Encuesta Nacional de Seguridad Urbana reporta que el 75.9% de la población mayor a 18 años consideró que vivir en su ciudad es inseguro, la expectativa del 68.3% de los encuestados considera que la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal o empeorará.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción Sobre Seguridad Pública reporta que la cifra negra durante el 2017 (delitos cometidos, en los cuales no hubo denuncia o no se inició averiguación previa) fue de 93.2%, principalmente por desconfianza a las autoridades; la inseguridad representa costos económicos importantes del el 1.65% del PIB.

La violencia no es exclusiva de nuestro país. El Global Peace Indicator durante 2017 el nivel global de paz se deterioró 0.27%, representando el cuarto año consecutivo con comportamiento negativo. Dentro de los 163 países que integran el GPI, México ocupó el lugar 140 como uno de los más violentos en el mundo.

El costo de la violencia a nivel mundial fue de 14.7 billones de dólares que representó el 12.4% del PIB mundial; en México fue de 312.3 mil millones de dólares, representó 14.0%. Los esfuerzos del nuevo gobierno deberán fortalecerse para una solución en el corto plazo, Institute for Economics & Peace señala que en 25 de las 32 entidades federativas deterioro en el nivel de paz.

World Economic Forum, mediante su reporte The Global Competitiveness Index indica que en materia de crimen organizado nuestro país ocupa el lugar 134 de un universo de 137 países y el lugar 135 en cuanto a confianza en los servicios policiales.

México tiene una economía fuerte y capaz de elevar su ritmo de crecimiento y bienestar. Su fortaleza macroeconómica es señal inequívoca de que, a pesar de que hacen falta mayores esfuerzos, se han observado avances en cuanto a la capacidad de generar empleos, así como de un paulatino mejoramiento del ingreso real de las familias.

Las instituciones encargadas de aplicar las leyes deben ser fortalecidas con todos los instrumentos posibles, erradicar la impunidad y fortalecer el estado de derecho debe ser un objetivo inmediato.

México

Los primeros quince días de septiembre los precios al consumidor aumentaron 0.22%. En términos anuales la inflación general fue de 4.88%, la subyacente 3.56% y la no subyacente 8.90%.

La actividad económica inició la segunda mitad del año de forma positiva, el indicador global de la actividad económica (IGAE) tuvo un repunte de 0.4%, con lo que su variación anual se elevó a 2.8%, la más alta en los últimos quince meses. El repunte principalmente al incremento de 0.3% en las actividades terciarias, seguida del avance de 0.2% en las secundarias, que respondieron especialmente al impulso de la industria de la construcción que registró un aumento mensual de 1.4%; las actividades primarias aumentaron en el mes 2.8%.

Cifras desestacionalizadas del INEGI indican que durante agosto la tasa de desocupación se ubicó en 3.3%, en agosto el valor total de las exportaciones mostró un incremento de 10.1%, respecto al mismo mes del año pasado y un avance de 47.2% en las exportaciones petroleras. Las exportaciones no petroleras crecieron 8.0%, las de manufacturas aumentaron 8.5% y las extractivas 10.3%. Por el contrario, las exportaciones agropecuarias cayeron 7.4%. Las importaciones sumaron 9.4% más que el año pasado. La adquisición de bienes de consumo aumentó 15.0%, la de bienes intermedios 8.4% y la de bienes de capital 9.3%. En los primeros ocho meses del año se acumuló un déficit de 10,029.0 millones.

CENTRO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS DEL SECTOR PRIVADO “CEESP”