Síguenos en:

Panorama General

La incertidumbre de lo que pasará con el TLCAN, aun cuando las negociaciones bilaterales entre México y los Estados Unidos prácticamente han concluido, aunado a la volatilidad del tipo de cambio que ha vuelto a tomar fuerza y el repunte de la inflación, además de las expectativas sobre las acciones que tomará el nuevo gobierno, han llevado a una mayor cautela sobre la evolución de la economía en lo que resta del año y los dos siguientes.

La estimación promedio de crecimiento para los próximos diez años es de 2.5%, lo que parece anticipar que la economía mantendrá un avance inercial e insuficiente para satisfacer las necesidades de la población.

El repunte de la inflación, los pronósticos al cierre del año se ubiquan en 4.41%, que es la estimación más alta desde que se inició el sondeo de la inflación para 2018.

Se estima que la inflación retomará una tendencia a la baja, para los próximos dos años los pronósticos se ubican en cerca de 3.7, la inflación promedio para los próximos 5 a 8 años se estima en 3.67%.

Las cifras indican que estacionalmente el primer año de cada gobierno el PIB reduce claramente su tasa de crecimiento.

El hecho es que al menos hasta el 2020 las expectativas no anticipan un mejor desempeño de la economía en su conjunto. Esto sin considerar aún el impacto que pueda tener al acuerdo final que resulte de la renegociación del TLCAN, así como las políticas económicas instrumentadas por el nuevo gobierno

Sin embargo, existe la confianza de que las acciones que tomen las nuevas autoridades contribuyan al fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica.

Los precios al consumidor volvieron a acelerar su timo de avance durante agosto al reportar un incremento de 0.58 %, aumento mensual de 2.73% en el precio de la gasolina de bajo octanaje, la inflación anual se ubicó en 4.90%, en tanto que la inflación subyacente fue de 3.63% y la no subyacente de 8.80%.

La inversión fija bruta regresó a terreno negativo al mostrar una caída de 0.2% en junio, la caída mensual de la inversión se atribuye principalmente a la disminución de 0.9% en la inversión en maquinaria y equipo.

La inversión en construcción tuvo un repunte mensual de 1.6%, su variación anual se mantuviese en terreno negativo al caer 0.1%.

Estados Unidos

Las nóminas del sector privado le dieron cabida a 204,000 nuevos trabajadores, notoriamente por arriba de los 175 mil que anticipaba el mercado y los 153 mil empleos que se generaron un mes antes. Las remuneraciones por hora aumentó 0.4%, lo que las llevó a un crecimiento anual de 2.9%, que fue el más alto desde mayo del 2009, la tasa de desempleo de agosto se mantuvo en 3.9%, en julio el saldo comercial de los Estados Unidos fue deficitario en 50.1 mil millones de dólares.

CENTRO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS DEL SECTOR PRIVADO, “CEESP”