Síguenos en:

NOTAS SOBRE LA REFORMA FISCAL EN ESTADOS UNIDOS

Y LA POLÍTICA FISCAL EN MÉXICO.

La mayoría de los especialistas considera que una de las principales preocupaciones para el presente año se centra en los efectos que puede tener la reforma fiscal de los Estados Unidos sobre la economía mexicana  que en algún momento podrían requerirse cambios, más allá de una modificación en las tasas impositivas, los ajustes deberían concentrarse principalmente en la calidad recaudatoria y en la asignación eficiente de los recursos.

Es importante diferenciar entre la tasa nominal del ISR, que se redujo de 35% hasta 21% y la tasa efectiva. La tasa efectiva es aquella que pagan las empresas después de hacer todas sus deducciones sobre su utilidad contable y es mucho más alta que el 21% dado que con la reforma se eliminaron diversas deducciones, tal vez la más importante es la imposibilidad de deducir los pagos de impuestos realizados a nivel estatal, que van del 5% al 9% de los dependiendo de cada estado. Por lo tanto, la tasa efectiva para las corporaciones, será de entre 26% y 29 %, antes de otras deducciones y de otros subsidios.

El efecto de la reforma fiscal en Estados Unidos sobre las decisiones de las corporaciones es muy incierto. Elementos que hay que considerar:

  1. Actualmente las corporaciones cuentan con una enorme cantidad de efectivo en sus tesorerías (CASH), que sobrepasa los 2.3 billones de dólares, equivale a una vez y media los fondos que ahorrarían las empresas como resultado de la reforma fiscal durante 10 años, NO requieren dinero para invertir.
  2. Las decisiones de inversión dependen esencialmente de la demanda los ajustes fiscales poco harán al    respecto.
  3. La reforma es fuertemente regresiva y no propiciará un incremento en el consumo ni en la demanda.
  4. Poco probable que empresas y corporaciones cambien sus decisiones de inversión por la reforma fiscal, reciente solo el 37% de empresas, medianas y pequeñas, dijo que consideraría invertir. El resto confirmó que pagarían deuda y comprarían acciones.
  5. Es muy probable que los efectos no sean significativos.

 

En el caso de México hay varias consideraciones que se deben tener en el entorno de la reforma fiscal de los Estados Unidos.

 

 

  1. En principio en México no existe ningún espacio fiscal para reducir los impuestos, solamente a costa de un incremento en el déficit público.
  2. Cualquier modificación al régimen del ISR, por lo tanto, debería ser compensada por medidas que incrementen el ingreso exactamente en la misma proporción.
  3. En este año electoral, no se llevará a cabo ningún cambio significativo en la política fiscal.
  4. Con la nueva administración habrá posibilidades de diseñar una nueva reforma fiscal de fondo.
  5. Vale la pena tener una actitud prudente, para observar y conocer los efectos reales en EEUU.

México

La inflación anual se elevara a 6.77%, para ubicarse como su nivel más alto desde mayo del 2001.

Cifras desestacionalizadas indican que durante noviembre la actividad industrial del país registró una disminución mensual de 0.1%, con lo que acumuló tres meses consecutivos con variaciones negativas. Su comparación anual reflejó una caída de 1.6%, con lo que ya son cinco meses seguidos a la baja. Se atribuye principalmente a la baja de 1.2% en la actividad de la construcción, impulsada por la disminución de 0.6% que tuvo el segmento de edificación. Esto propició que en términos anuales registrara una caída de 5.2%, la octava cifra negativa de forma ininterrumpida. La manufactura por su parte, tuvo un avance mensual de 0.6% y uno anual de 2.2%, aunque la minería creció 0.1% en el mes, en términos anuales reportó una caída de 8.5%, con lo que acumuló 42 meses ininterrumpidos a la baja.

México

 La inversión fija bruta mantiene signos de debilidad al reportar una disminución mensual de 1.0% durante octubre, con lo que ya son cinco meses seguidos con variaciones negativas. Durante el mes la mayor debilidad se observó en la inversión en maquinaria y equipo, que tuvo una disminución de 2.6%, originada principalmente, por la baja de 7.2% en la de origen nacional de la caída de 2.6% en la de origen importado. Por su parte, la inversión en construcción se redujo 1.6%. Con este comportamiento, la variación anual del indicador general de inversión fija bruta tuvo una caída de 3.2%, dentro de la cual la inversión en maquinaria y equipo tuvo una disminución anual de 2.8% y la construcción se contrajo 4.1%.

FUENTE: CENTRO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS DEL SECTOR PRIVADO.