Síguenos en:

Los niveles de ocupación en México han continuado aumentando, aún ante el debilitamiento de la actividad económica y la posibilidad de que esta atonía se mantenga en el futuro previsible. Del segundo trimestre del 2018 al mismo periodo del presente año, la población ocupada aumentó en 1,151,462 personas, destacando que el 52% se pudo colocar en la formalidad, lo que significa una buena señal en un contexto de bajo crecimiento.

Según los datos de CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social), hay 61.1 millones de personas con un ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos; el INEGI señala que la Tasas de Condiciones Críticas de Ocupación representa el 19% de la población ocupada.

Así, los nuevos puestos de trabajo se concentran en los niveles salariales más bajos, agudizando la precariedad del mercado laboral y con limitado impacto en la dinámica del consumo. Todo esto se relaciona con la debilidad del aparato productivo y de la escaza inversión.

A fin de lograr la recuperación del salario mínimo en los últimos años se determinó un mecanismo en el que se dio un aumento nominal en pesos, denominado Monto Independiente de Recuperación (MIR), más un incremento porcentual sobre el salario mínimo previo.

Así, en 2017 el aumento del mínimo se compuso de un MIR de 4 pesos más un incremento porcentual de 3.9%, ambos componentes sumaron un aumento total de 9.6%. Para 2018 el MIR fue de 5 pesos y el incremento porcentual de 3.9%, para un total de 10.4%. En este año el incremento total fue de 16.1%, con un MIR 9.43 pesos y 5.0% de incremento relativo.

En virtud de que próximamente comenzarán la negociaciones -formales e informales- para actualizar los salarios mínimos para el siguiente año, al parecer hay diversas organizaciones interesadas en lograr un aumento sustancial que continúe mejorando el poder adquisitivo del salario mínimo.

México

En línea con la expectativa de que la economía continuará debilitándose, las cifras del INEGI indican que en julio el indicador global de la actividad económica (IGAE) reportó una disminución mensual de 0.1%, originada por las caídas de 0.1% en las actividades secundarias y de 0.1% en las terciarias. En contraste, las actividades primarias repuntaron 3.5% durante el mes. De esta manera, la comparación anual del IGAE resultó negativa en 0.6%, resaltando la caída de 2.8% en las actividades secundarias, que ya acumulan nueve meses consecutivos con variaciones negativas.

Durante los primeros quince días de septiembre, los precios al consumidor aumentaron 0.17%, porcentaje que además de resultar sorpresivamente inferior a la estimación del mercado, fue el más bajo para el mismo lapso desde 2003. De esta manera, la inflación anual se ubicó 2.99%, su primera vez por debajo del nivel de 3.0% desde la primera quincena de septiembre del 2016.

Cifras desestacionalizadas indican que en agosto la tasa de desocupación representó 3.6% de la población económicamente activa (PEA).

México

En su tercera estimación, el Departamento de Comercio informó que en el segundo trimestre del año, el PIB creció a una tasa anualizada de 2.0%.

CENTRO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS DEL SECTOR PRIVADO “CEESP”