Síguenos en:

Panorama General

Actualmente México enfrenta importantes riesgos y retos internos y externos que se deben afrontar decidida y eficazmente. La salud de las finanzas públicas ha sido uno de los históricamente más apremiantes y ahora requiere de medidas inmediatas, tanto en materia de fortalecer las fuentes de ingresos recurrentes como de gasto. Las cifras más recientes anticipan que en el presente sexenio la deuda total del país, medida a través del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público crecerá 80%.

Durante el 2017 la inversión pública representó 3.0% del PIB, uno de sus niveles más bajos en los último 70 años.

Otros riesgos que se han ido fortaleciendo para convertirse en parte de los principales factores que pueden limitar el ritmo de crecimiento de la actividad económica. En este contexto resaltan los temas de inseguridad, impunidad y corrupción, que han sido como una camisa de fuerza para la actividad económica del país.

En este contexto, en el ranking mundial, las deficiencias de nuestro país resaltan en aspectos como el desvío de fondos públicos, donde ocupamos la posición 127 de un universo de 137 países. En cuanto a pagos irregulares y sobornos estamos el lugar 105 y con relación a eficiencia del gasto de gobierno en el 121. La inseguridad es un tema complejo, que nos ha ubicado en la posición 134 tanto en el tema de crimen organizado como en la confianza en los servicios policiales.

México

A pesar de la coyuntura electoral y los riesgos externos que enfrenta el país, la confianza de los directivos empresariales siguió mejorando en marzo. Resalta el indicador de confianza del sector comercio, que en el mes tuvo una mejora de 0.7 puntos porcentuales, lo que significó su primer avance en los últimos cinco meses. El indicador de confianza del sector construcción ganó 0.6 puntos porcentuales en el mes, mientras que el del sector manufacturero se elevó en 0.1 puntos.

Por el contrario, el indicador de confianza del consumidor registró una disminución mensual de 0.1 puntos, respondiendo principalmente a la opinión negativa en cuanto a la situación actual y futura de los hogares, donde se reportaron bajas de 0.6 y 0.3 puntos respectivamente.

Sin embargo, los consumidores consideraron que la situación actual de la economía mexicana fue mejor a la del año pasado, y esperan mejore en los próximos doce meses.

Por otra parte, el INEGI informó que en el primer mes del presente año, la inversión fija bruto mantuvo un comportamiento favorable al superar en 1.0% su nivel del mes previo. Es importante recordar que un mes antes reportó un repunte mensual de 4.2%. De esta manera, su variación anual fue de 2.2%, superior al 9.4% del mes previo, y su segunda ganancia consecutiva. El avance mensual de la inversión respondió principalmente al aumento de 2.1% en la inversión en maquinaria y equipo, ya que la realizada en construcción se contrajo 0.4%. En términos anuales el crecimiento de estos indicadores fue de 4.1% y 0.4%, respectivamente.

FUENTE: CENTRO DE ESTUDIOS ECONOMICES DEL SECTOR PRIVADO. “CEESP”